Mi lista de blogs

Travesia por Ordesa I. Ascensión a Goriz

05-08-2010 Jueves.
Por fin Irene y yo podemos cumplir el reto de subir al Taillon.
En una de mis fiestas nos escapamos al pirineo con tienda de campaña, ya que Goriz está saturado. El coche se queda en el parking gratuito de Torla. El autobús nos deja en la pradera alrededor de las 13:00 horas donde tranquilamente comemos en el restaurante y después de reposar un rato la comida, nos lanzamos a la aventura.
Cargados con las mochilas vamos recorriendo el espectacular valle de Ordesa. Casualidades de la vida nos encontramos con gente del Puerto, como no podía ser de otra manera, y para más casualidades, mi sobrino Mauro y mi cuñado Pedro van entre ellos.


Pradera de Ordesa

Y comienza la aventura

Charlamos con ellos pero rápidamente cada uno continúa su ruta, ellos hacia la pradera en busca del autobús y nosotros hacia Goriz, nuestra meta del día.
Atrás queda el fabuloso bosque de hayas, las espectaculares gradas de Soaso y la Cola de Caballo cierra el circo de Soaso. Para salir del valle optamos por la opción de las cadenas que no tiene mayor complicación que el fuerte desnivel.
Cascadas espectaculares a lo largo del Valle de Ordesa
Y por fin las Gradas de Soaso
¡ESPECTACULARES!!!!!!!
Ahí delante Monte Perdido
Al fondo del Valle la Cola de Caballo, y los cansados pies de Irene
Dejamos atrás el Valle de Ordesa
Para saludar el refugio de Goriz
Ahí han traído nuestra cena
Ahora solo queda aproximarse hasta el refugio mediante el camino ascendente pero sencillo. Seguimos las marcas de GR-11 que no pudimos ver hace 2 años cuando vinimos en mayo ya que la nieve cubría este trozo de camino. Al llegar al refugio avisamos de nuestra llegada para poder cenar, comer y desayunar dos días. Montamos la tienda en los pequeños balcones herbosos que hay alrededor de Goriz, nos toca el segundo turno de cena coincidiendo con una alegre chica alemana. Irene conversa agradablemente con ella mientras nuestros estómagos recargan energía para el siguiente día. Después de tres platos y el postre nos retiramos a nuestros aposentos 50 metros más abajo del refugio.